Los inicios en una Posguerra

Rondando los años 45 y 46 unos tiempos de posguerra en España, un joven tornero de una fábrica de zapatos y aficionado a la pesca de nombre Isidre Llorens Sagarra nacido en Sitges (Barcelona),tuvo un sueño, crear sus propios carretes de pesca para poder practicar su deporte sin tener que gastar la fortuna que costaba un carrete Mitchell en aquella época.

ISIDRO LLORENS SAGARRA, EN SU TALLER EN 1949.

Aproximadamente sobre el año 45 comenzó a diseñar unos moldes sencillos de fundición, utilizando las maquinas de la fabrica donde trabajaba, comenzó a moldear y plasmar sus ideas.

Cuando tuvo su primer carrete terminado en las manos no dudo en ir a visitar una tienda en Barcelona, para que el tendero le diera una opinión sobre la calidad que tenia y si fuera posible comercializarlo. La respuesta fue clara Sr. Llorens, todos los carretes que sea capaz de hacer, se le compraré en el acto, son muy buenos y seguro que se venden…”.

Poco a poco visto el éxito que tuvo en su primera visita, comenzó una producción de casi 75 unidades en el corto tiempo de 3 meses, dado que era el único en la construcción de los mismos.

El éxito

Gracias a su fabulosa invención del primer Sagarra 46, dado el éxito de su franquicia la fabrica en la cual trabaja y propiedad de un hermano suyo pudo contratar a un ayudante para augmentar la tirada de producción.

A mediados del año 1950 necesito contratar a 5 personas mas para poder fabricar una tirada mayor de carretes y que compatibilizaban sus tareas con la fabricación de maquinas picadoras de carne.

La expansión de un líder

No fue hasta el año 1956 cuando SAGARRA tomo la forma de industria y paso de la tirada de 75 carretes a 200 carretes semanales.

Fue cuando la marca comenzó a expandirse por toda la Península y hacer sombra a los famosos Mitchel de construcción francesa. A finales de los años 60 e principios de los años 70, la marca dio lugar a la exportación de los Sagarra por algunos países Europeos y algunos países de Sudamérica.

En el 1980 Sagarra recibió una noticia inesperada pero a la vez gratificante, su competidor Mitchel traslado su fabrica de Francia a Asía, por el bajo coste de producción que les suponía. El Sr.Llorens tuvo recomendaciones para aplicar el mismo método de su competidor y mudarse a Asía, pero los rasgos y raíces de su empresa no le hicieron abandonar su tierra, la cual le hizo cumplir su sueño.

La decadencia de un éxito

En el 1981 el Sr.LLorens  obtuvo la jubilación y la empresa paso a manos de otro maestro que no podía ser menos que su hijo Manel Llorens. Durante los finales de los años 80, la crisis económica que sufrió España supuso la prejubilación y prescindir de varios trabajadores, de tener en los tiempos buenos 49 trabajadores pasaron a disponer de 21 trabajadores en plantilla, aun así los trabajadores mantenían su tirada de 2500 carretes semanales.

Lamentablemente en la década de los años 90, dado a la importación de los carretes Asiáticos y de otros países, que invadieron el mercado con precios mas bajos y mas rápidos e ligeros, la empresa en el 1995 no pudo soportar el coste de fabricación extranjero y provoco el cierre de la misma.

Por suerte la familia no tuvo que cerrar su fabrica y pudo moldearla, hoy en día se dedican a la fabricación de piezas para el automovilismo.

La marca Sagarra nos deja para el recuerdo 14 modelos y 155 variaciones de carretes para la Historia de nuestro País.

De un joven pescador, trabajador y con una idea brillante por el sufrimiento obtenido por la posguerra, nos dejo su huella la SAGARRA!